Alimentación basada en plantas y enfermedades autoinmunes

Constanza Correa

Constanza Correa

Nutricionista

¿En qué consisten las enfermedades autoinmunes? 

Una de las propiedades fundamentales del sistema inmune radica en la capacidad de discriminar entre los antígenos propios y no propios. Los linfocitos maduros funcionalmente competentes son capaces de reconocer y responder a antígenos extraños, pero no pueden responder y/o reconocer a antígenos propios. 

Cuando se pierde esta auto tolerancia se producen reacciones contra los antígenos propios, reacciones denominadas de autoinmunidad y las patologías que ellas causan se denominan autoinmunes 1.

Algunas características de estas enfermedades son:

  • Afectan un 3 a 5% de la población.
  • Son crónicas, dada la persistencia de autoantígenos que no pueden ser eliminados, lo que crea un daño continuo y progresivo.
  • Pueden afectar uno o más órganos.
  • Tienen fisiopatología similar.
  • Afectan más a mujeres.
  • Presencia de autoinmunidad familiar.
  • Los tratamientos son similares.

¿Qué enfermedades autoinmunes existen? (más comunes

  • Anemia hemolítica
  • Artritis reumatoide
  • Diabetes Tipo I
  • Enfermedad celiaca
  • Enfermedad de Hashimoto
  • Esclerosis múltiple
  • Lupus eritematoso sistémico 
  • Miopatías inflamatorias
  • Psoriasis

¿Qué nos muestra la evidencia? 

  1. En la esclerosis múltiple (EM), se han visto resultados de una alimentación muy baja en grasas y basada en plantas 3. Se evidenció, luego de 12 meses de implementación una disminución del IMC, lípidos sanguíneos (LDL y colesterol) y niveles de insulina además de mejorar la fatiga. 

    Creciente evidencia sugiere que los factores de riesgo cardiovascular como hiperlipidemia, hipertensión, diabetes y enfermedad cardiaca son comunes en personas con EM, lo que a su vez puede incrementar el riesgo de progresión de la discapacidad y aumentar las lesiones y atrofia cerebral (Marrie et al., 2010; Kappus et al., 2015). Un estudio reciente de 5 años sugiere que el sobrepeso y obesidad aumentan significativamente el riesgo de progresión de la EM (Ben-Zacharia, 2015). 

  2. En la artritis reumatoide (AR), varios estudios han demostrado que el dolor en las articulaciones y otros síntomas de AR pueden ser modificados por factores dietéticos. Un peso corporal excesivo y dietas que incluyen productos de origen animal (por ejemplo lácteos y carnes rojas) exacerban los síntomas en AR probablemente debido a sus efectos proinflamatorios (Turner-McGrievy et al., 2015). Dietas ricas en verduras, frutas y fibras están asociadas a un IMC más bajo, tienen propiedades antiinflamatorias y ayudan a reducir dolor e inflamación. La fibra dietética presente en estos alimentos de origen vegetal puede mejorar la composición de las bacterias intestinales y aumentan la diversidad bacteriana en pacientes con AR, reduciendo potencialmente la inflamación y el dolor articular (McDougall et al., 2002). 

    Además, algunos alimentos desencadenantes en pacientes con AR, son eliminados en dietas veganas, generando mejoras en los síntomas (Podas et al., 2007). De todas formas se necesita más investigación para probar la efectividad en dolor articular, inflamación y calidad de vida 4 

  3. En el Lupus Eritematoso Sistémico (LES), en pacientes con LES es importante destacar que más de la mitad de estos presentan 3 o más factores de riesgo cardiovascular (comúnmente obesidad, dislipidemia e hipertensión) siendo más susceptibles a padecer síndrome metabólico 5


La creciente evidencia que vincula la ingesta de diferentes nutrientes con los posibles efectos beneficiosos derivados de sus propiedades antioxidantes, antiinflamatorias e inmunomoduladoras sugiere un posible papel de apoyo de la terapia dietética y el manejo del LES. 

Nutrientes como lípidos poliinsaturados, fibra, vitaminas, minerales y polifenoles, que se encuentran ampliamente distribuidos en una alimentación basada en plantas equilibrada, podrían entonces ayudar a reducir las comorbilidades y prevenir los brotes de LES. También el manejo del peso, presión arterial y perfil lipídico ayuda a disminuir la comorbilidad cardiovascular y mejorar el pronóstico de la enfermedad. 

Entonces ¿Cómo influye la alimentación bp en las Enfermedades Autoinmunes? 

Existe importante evidencia que apoya el beneficio que entrega una alimentación basada en plantas en pacientes con enfermedades autoinmunes, ya sea disminuyendo la sintomatología, aportando nutrientes con un papel protector o contribuyendo a evitar la aparición y avance de ciertas co-morbilidades. 

Una alimentación con un buen aporte de fibra, ácido grasos esenciales, vitaminas, minerales y antioxidantes es clave para mejorar la calidad de vida en personas con este tipo de patologías inmunológicas. 

Cabe destacar que la evidencia parte de la base de una alimentación bien planificada, por lo que resulta imperativo hacer hincapié en una correcta asesoría de estos casos por un equipo de salud multidisciplinario y actualizado. 

 A continuación se presenta un cuadro resumen con algunos de los efectos fisiológicos vinculados a la alimentación basada en plantas y su rol en enfermedades autoinmunes disminuyendo IMC, riesgo de obesidad,  inflamación y riesgo cardiovascular 6.

Referencias:

    1. “Autoinmunidad” Agar AM, Marinovic MA. En “Fundamentos de la Inmunología Básica y Clínica” capítulo 23: 399 –  408. Editorial Universidad de Talca, 2002 
    2. Office on Woman`s Health Organization. Washington, DC. Departamento de Salud y Servicios Humanos, 2012
    3. Yadav, V., Marracci, G., Kim E., Spain, R., Cameron, M., Overs, S., Bourdette, D., (2016). Lo-fat, plant-based diet in multiple sclerosis: A randomized controlled trial. Multiple Sclerosis and Related Disorders, 9, 80-90
    4. Alwarith J, Kahleova H, Rembert E, Yonas W, Dort S, Calcagno M, Burgess N, Crosy L and Barnard N (2018) Nutrition Intervention in Rheumatoid Arthritis: The potential use of plant-based diets. A review. Front. Nutr. 6:141
    5. Aparicio-Soto, M., Sánchez-Hidalgo, M., & Alarcón-de-la-Lastra, C. (2017). An update on diet and nutritional factors in systemic lupus erythematosus management. Nutrition Research Reviews, 30. 118-137
    6. Medawar, E., Huhn, S., Villringer, A., & Veronica Wite, A. (2019). The effects plant-based diets on the body and the brain: a systematic review. Translation Psychiatric. (10-17)